Saltar al contenido

Detectores de Metales ¡Busca tu oro!

Desde hace siglos, el ser humano se ha visto impulsado a buscar grandes tesoros ocultos. Muchas son las historias contadas sobre cofres enterrados, monedas antiguas o restos de una gran batalla, como la Guerra de Independencia, las Guerras Carlistas o incluso la Guerra Civil española.

Ese afán por encontrar recuerdos de una etapa pasada no ha sido ignorado por varias generaciones que, desde la invención y el desarrollo de los detectores de metales, han dado rienda suelta a su pasión: buscar un botín escondido bajo tierra.

Análisis de los mejores detectores de metales

Mejor marca de detectores de metal

Ofertas de detectores de metales

Conoce el mundo de los detectores de metales

Puede ser complicado encontrar ya un antiguo cofre que esconda un tesoro de monedas de oro, como aquellos que buscaban los piratas en el mar Caribe hace ya varios siglos, o encontrar unidades escondidas de metales preciosos, como ocurrió a principios del siglo XX con la fiebre del oro en numerosos países de Latinoamérica. Eso sí, que un detector de metales no te vaya a convertir en multimillonario a ti y a tu familia, no significa que no pueda darte muchas horas de felicidad practicando uno de los hobbies más originales que existen.

detectores de metales precios
En las orillas suele ser un buen lugar para practicar el hobbie.

Con un buen detector de metales, no solo tendrás la oportunidad de encontrar objetos antiguos, armamento de una guerra pasada o monedas de coleccionista. Es una buena ocasión para disfrutar junto a familia y amigos del medio ambiente, conocer parajes naturales y recorrer bosques y playas desconocidas. ¡Eso sí! Recuerda siempre respetar las normativas vigentes, sin entrar en fincas privadas o dañar espacios naturales protegidos por ley. Ahora, vamos a realizar un repaso a las mejores variedades que ofrece Internet.

Los mejores detectores de metales del mercado

La oferta de detectores de metales ofrece numerosas variantes económicas, asequibles para todos los presupuestos.

Detector INTEY GC-1065

Este detector de nivel básico es uno de los más valorados en la actualidad. Es capaz de diferenciar el tipo de metal presente en el radar, y su altura se adapta a la estatura del usuario, ajustándose entre los 85 y los 115 centímetros. Su peso, inferior a los dos kilos, le convierte en un complemento perfecto para tus vacaciones.

Detector TACKLIFE semiprofesional

Esta marca, que presenta en su catálogo diferentes modelos semiprofesionales, ofrece una primera versión básica totalmente recomendable. Su pantalla LCD retroiluminada convierte la interfaz en un elemento mucho más intuitivo, indicando tanto el nivel de la batería como el tipo de metal que se ha detectado, y se puede utilizar en plena noche. Además, su autonomía media está a la altura de los detectores de mayor nivel. Se regala con su compra una bolsa de transporte, lo que, sumado a su impermeabilidad, hace que se sitúe como una de las mejores opciones del mercado. Ofrece dos modos de detección: todo metal y disco. Con el primero, se detectarán todos los metales presentes cerca de nosotros, mientras que con el modo disco se pueden discriminar ciertos tipos de metales. Además, el ángulo de la sonda es ajustable, y la bobina es impermeable. Por ello, se puede utilizar bajo la lluvia y en pequeños ríos.

Detector TACKLIFE profesional

El modelo profesional de la marca está destinado para auténticos apasionados de los detectores de metales. Su alta sensibilidad le sitúa en el top ventas, además de su facilidad de uso. Frente al modelo semiprofesional, este detector está configurado con cuatros modos disco, ya que cuatro luces de LED señalan el tipo de metal detectado. El azul representa la plata, el verde señala la detección de zinc, el amarillo el níquel y el rojo el hierro, el material más fácil de encontrar. Además, el modo PP señala el rango de profundidad del material que hemos encontrado. Sus diferentes tonos de audio también ayudan a diferenciar los materiales detectados, y presenta un conector para auriculares, para maximiza tu capacidad de escucha. La bobina, al igual que el modelo inferior, también es resistente al agua, por lo que es perfecta para pequeños arroyos, lagos, piscinas o playas.

Detector EXTSUD portátil

¿Buscas un detector de metales básico pero fácil de transportar? Quizá esta sea tu elección adecuada, ya que su precio es el más bajo del mercado. Sus dimensiones, de 26 centímetros de largo por 6 centímetros de ancho, lo asemejan a una linterna de campamento. Su peso de apenas un cuarto de kilo, pudiendo transportarlo en un bolsillo de tu abrigo. Su tecnología de detección es de 360 grados, y funciona con una alarma de vibración más audio, además de contar con una luz LED para su uso nocturno. La punta es impermeable, pudiendo sumergirse 9 centímetros, ideal para charcos.

Detector KACSOO para niños

Esta marca, especializada en detectores infantiles y juveniles, nos trae un detector ligero perfecto para los más pequeños. Su rango de detección llega a los 100 centímetros de profundidad, aunque permite ajustar los niveles de sensibilidad según la capacidad del usuario. Dispone de altavoces ajustables, bobina impermeable y una pantalla LCD intuitiva. Su ligereza le permite funcionar con una sola batería de 9 vatios.

Detector VIEWEE para niños

Otra marca cuyo modelo junior está muy bien valorado. Destaca por su ligereza y, sobre todo, por su facilidad de uso, ya que está especialmente creado para los exploradores más pequeños de la casa. Su peso es de solo 600 gramos, pudiendo ser manipulado por cualquier persona y transportado de forma muy sencilla.

Detector HOOMYA profesional

Por último, ¿qué tal optar por un nivel profesional? Aunque su precio sea superior al del resto de opciones anteriormente presentadas, sigue siendo un detector asequible. Su bobina, de 33 centímetros, nos ofrece una de las sensibilidades más altas del mercado gracias a su mayor diámetro, y su pantalla LCD retroiluminada es de las más completas y sencillas de utilizar. Sus diferentes modos de uso permiten aislar metales que no queramos detectar, como el plomo o el níquel, y centrarnos en tipos de metal más extraños y valiosos. Es también una elección perfecta para su uso en lagos, playas o cauces de ríos, siendo resistente al agua y a la humedad. Incluye unos auriculares de alto nivel, con los que puedes diferenciar diferentes tonos y volúmenes, dependiendo del tipo de metal detectado, su tamaño y su profundidad.

Recomendaciones para comprar un detector de metales

La primera recomendación, extensiva a la compra de cualquier gran objeto, es que te preguntes para qué vas a usarlo. Aunque sea desconocido, el mundo de los detectores de metales ofrece un abanico de posibilidades muy dispares, dependiendo de su función. No es lo mismo un detector de metales orientado a un uso en playas o en bosques, en lechos de río secos o incluso en las profundidades de un lago o mar. Tampoco será igual un detector ideado para encontrar metales preciosos, como oro, que un detector especial para encontrar objetos bélicos. Para ello deberás conocer las características de cada uno, y las veremos en el siguiente apartado de este texto.

La siguiente cuestión, también evidente, es el presupuesto del que disponemos. Seamos claros: un buen detector de metales no es barato, pero te ofrece la posibilidad de encontrar tesoros mucho más valiosos. Igualmente, no te dejes llevar por aquellos detectores de metales que tengan un precio inflado debido a sus múltiples extras. Muchos de ellos no son necesarios para encontrar tus tesoros: pantallas táctiles, avisos sonoros especiales, conectividad con tu smartphone… Pero una interfaz multimedia no garantiza una mayor detección, tenlo en cuenta a la hora de elegir tu detector de metales.

Es cierto que, para las nuevas generaciones, una pantalla LCD con botones será mucho más sencilla de manejar que los botones y palancas convencionales. Son útiles para ir cambiando los valores de tu detector, algo necesario para encontrar objetos con una composición metálica diferente.

Por último y no menos importante, debes conocer las características del plato de tu detector de metales. En este caso, el tamaño importa. Un plato de detección mayor podrá encontrar objetos mucho más profundos, pero, por otro lado, esta mayor potencia de detección puede hacer que objetos más pequeños o superficiales pasen desapercibidos. Además, recuerda elegir un detector cómodo y fácil de transportar. Es importante que disfrutes de este hobby, sea cuales sean tus capacidades de fuerza o transporte.

Características y tipos de detectores de metales

Si has llegado hasta aquí es porque te interesa conocer más sobre los detectores de metales y su abanico de posibilidades. Quizá seas un amante de la naturaleza, que quiere encontrar el complemento perfecto para sus paseos por la montaña o la playa. O puede que seas un aficionado a los objetos antiguos o armamentos bélicos. Sea cual sea tu propósito, elige bien a tu compañero de aventuras.

Existen dos grandes tipos de detectores de metales en el mercado actual, pudiendo dividirlos entre detectores de metales VLF y detectores de metales por pulsos.

Los primeros, conocidos como detectores VLF, son capaces de discriminar o diferenciar diferentes tipos de metales con facilidad. Es una buena opción si tu búsqueda está orientada a encontrar un objeto concreto, como balas antiguas o monedas de un material concreto. Sin embargo, también tienen sus puntos débiles. Este tipo de detectores de metales se dejan influir mucho más por las condiciones del terreno. Por ejemplo, en terrenos cercanos a la playa o a la orilla de un río, con una mineralización mayor, funcionan peor. Lo mismo ocurre cuando queremos encontrar objetos demasiado profundos, ya que su alcance suele ser inferior.

Los detectores de pulsos, por su parte, son ideales para aquellos lugares donde los VLF demuestran sus carencias. Como se ha señalado anteriormente, los VLF fallan en terrenos con mucha presencia de minerales, como puede ser orillas de mar y ríos, así como lechos marinos y de lagos. Es por eso que, si tu intención es encontrar objetos debajo del agua o cerca de ella, debes elegir un detector de metales por pulsos. Son los preferidos por los submarinistas y por los buscadores de tesoros en barcos hundidos.

Además, los detectores por pulsos permiten encontrar objetos a una profundidad mayor, sobre todo cuando hablamos de objetos grandes. Aunque no son capaces de discriminar distintos materiales con la exactitud de los detectores VLF, sí que pueden discriminar objetos de hierro frente a otros metales. En resumen, un detector por pulsos está orientado para aquellos que quieran encontrar grandes objetos escondidos a profundidades considerables, o que estén ocultos bajo el agua o cerca de ella. Si no es tu caso, deberías optar por un detector VLF, ya que te ofrecerá un abanico de posibilidades y diversión mayor.

Otra de las diferencias que podemos encontrar en la gama de detectores de metales viene condicionada por la forma de su plato. Lo normal es la presencia de dos tipos de plato detector: el primero, en forma de círculo concéntrico, normalmente con un círculo exterior más grande y otro círculo interior reducido. El segundo tipo lo forman aquellos que ofrecen un plato en doble D contrapuesta. Los DD, como se los conoce coloquialmente, abarcan más superficie que los detectores de círculo concéntrico, y son más estables en terrenos mineralizados, por lo que son ideales para terrenos cercanos a ríos, lagos o mar.

Dependiendo de nuestro presupuesto, podemos plantearnos algún detector más sofisticado. Una característica de la que disponen los mejores detectores es la de la identificación numérica de objetivos. Con este complemento, nos señalará la tipología del material encontrado respeto a un rango numérico. Así, dependiendo del número que se nos señale, estaremos detectando un objeto de hierro, plata, oro, níquel, cobre…

Algunos detectores, incluso, pueden anular la detección de ciertos elementos metálicos según su composición. Si nuestra búsqueda va a ser muy específica, esta opción puede ser muy útil. Por ejemplo, será un gran aliado para buscar objetos de oro específicos, o restos de armamento de plomo, como balas. Otros detectores también permiten emitir una señal acústica diferente dependiendo del material encontrado.

El mundo de los detectores de metales está en auge, y aún quedan millones de objetos enterrados bajo tierra. ¿Estás dispuesto a encontrar tu tesoro? ¡No esperes más, lánzate a la aventura y revisa los precios de detectores de metales en nuestra tienda online!

También te puede interesar